Una de las cuestiones que más suele preocupar cuando un matrimonio se rompe es: ¿y qué pasa con la declaración de la Renta tras el divorcio?

Es normal tener dudas y no saber cómo afectará nuestra nueva situación civil a nuestros deberes y obligaciones para con la Hacienda Pública.

En este artículo, en primer lugar, vamos a intentar tranquilizaros, porque el tema no es tan complejo como parece, ni se acaba el mundo.

En segundo lugar, vamos a explicaros los conceptos principales que se van a ver afectados por nuestra nueva situación, y cómo influirá esto en la declaración de la renta que tengamos que presentar.

 

El fin de la declaración conjunta

Una de las principales consecuencias de un divorcio es que se rompe la unidad familiar. Y si la unidad familiar se ha roto, ya no da lugar a la declaración conjunta. Es decir, que una vez que exista una sentencia de divorcio en firme firmada por el juez o autoridad competente, ya no habrá posibilidad de hacer la declaración conjunta, y cada cónyuge deberá presentar por separado su declaración a hacienda.

Existe una excepción, y es cuando existen hijos en común y uno de los cónyuges tiene su custodia. En estos casos, ese cónyuge sí puede formar unidad familiar con los hijos y presentar, en consecuencia, una declaración conjunta.

 

Fechas y plazos

Es importante tener claro que la declaración de la Renta que presentas un año hace referencia a los ingresos y gastos del año anterior. Es decir, que en 2019 presentaremos la declaración de la Renta referida a 2018. En este sentido, Hacienda tiene en cuenta tu situación civil a fecha del 31 de diciembre, por lo que, si te divorcias a principios de 2019, la declaración de la renta que presentes será la de 2018, cuando aún no estabas divorciado.

 

Las deducciones en la declaración de la Renta

Dentro del apartado de las deducciones a las que tienes derecho una vez divorciado, tienes que tener clara su consideración y cómo funcionan:

 

Mínimo por descendientes

La ley tributaria establece unos importes que podrás deducirte por cada hijo que viva contigo. Tras el divorcio, y siempre que exista una situación de custodia compartida, esta deducción se prorratea entre los dos cónyuges. Si la custodia se la queda uno de los cónyuges, este será el que tenga derecho a la deducción.

 

La pensión alimenticia

La pensión alimenticia únicamente tendrá consideraciones fiscales a efectos de la declaración de la Renta cuando haya sido ratificada en sentencia judicial.

  • En el caso del receptor, esta cuantía no se considera un ingreso, por lo que no deberá incluirlo en la renta. Únicamente si los cónyuges pactan elevar esa cuantía, el excedente por encima de lo dictado por la sentencia judicial, sí que deberá incluirse en la renta del receptor como un mayor ingreso.
  • En el caso del pagador, Hacienda no considera deducible la pensión alimenticia. Lo que sí permite es aplicar la escala de gravamen de forma separada a la base imponible y a la anualidad de la pensión alimenticia.

 

La pensión compensatoria

Las pensiones que deba satisfacer uno de los cónyuges a favor del otro para mantener el nivel de vida anterior influirán en la declaración de la Renta del receptor y del pagador, siempre y cuando exista una sentencia judicial en firme.

  • Para el pagador, suponen una reducción de la base imponible.
  • Para el receptor, se considera un rendimiento del trabajo personal, incrementando la base imponible.

 

La deducción por vivienda habitual

En el año 2013 Hacienda eliminó como gasto deducible la vivienda habitual, por lo que desde entonces ya no se puede deducirse el gasto satisfecho en el alquiler o la hipoteca. No obstante, para viviendas adquiridas antes de 2013, la deducción sigue estando en vigor.

En el supuesto de que tras el divorcio te quedes con la vivienda familiar, y tengas derecho a esa deducción por vivienda habitual (por haber sido adquirida antes del 2013), podrás seguir beneficiándote de la deducción por vivienda habitual en tu declaración de la Renta.

 

Al margen de estas cuestiones principales acerca de la declaración de la Renta tras el divorcio, existen otras consideraciones importantes que puedes aclarar con abogados especialistas en el tema, como Abogados Albareda. Si lo necesitas, contacta con nuestro equipo llamando al 976 21 32 88; estaremos encantados de ayudarte.