Un divorcio por sentencia judicial o contencioso no suele ser un trago de buen gusto para nadie. Tomar la decisión de disolver el matrimonio es, a la vez que difícil, una situación que va a cambiar tu vida radicalmente, afectando a todas las parcelas de tu vida. Y más cuando ambas partes no se ponen de acuerdo y tiene que intervenir un juez.

Es por eso que una vez tomada la decisión, es importante tratar de ordenar bien las ideas y hacer las cosas bien, asesorándote para no dar un paso en falso. Y, sobre todo, para lograr un proceso lo más ágil posible.

Por eso, desde Abogados Albareda queremos darte unos consejos para frontarlo; te ayudamos a que el proceso se desarrolle dentro de los límites de la normalidad, y a evitar daños y malestares innecesarios.

Acude a un abogado especialista en el divorcio por sentencia judicial o contencioso

Aunque parezca obvio, no está de más recordarlo. Un divorcio por sentencia judicial o contencioso es un procedimiento que implica que los cónyuges no han podido llegar a un acuerdo, por lo que se requiere la participación de un juez que decida sobre los aspectos principales. Un abogado especializado en divorcios te asesorará en los pasos que hay que dar y te explicará cómo llevar a buen término el procedimiento, defendiendo tus intereses y ofreciéndote una visión objetiva de todo el proceso. Esto te ayudará a tomar las decisiones necesarias para no salir perjudicado de la sentencia judicial.

Busca una solución justa para ambos

Aunque no haya un acuerdo previo entre los cónyuges, es importante tratar de negociar entre las partes, para intentar llegar a un punto medio donde las dos partes salgan beneficiadas, o al menos, lo menos perjudicadas posibles. Es normal que cada cónyuge quiera tirar para su terreno, pero a veces es más práctico buscar el camino de en medio para acercar posiciones.

Pacta y negocia

Normalmente, los divorcios que más se alargan en el tiempo son aquellos en los que no se consiguen acercar posiciones entre los deseos de cada uno de los cónyuges. Un divorcio largo, además de ser tedioso y engorroso, es más caro, ya que se alargan plazos y suben las costas del divorcio. Recurrir la sentencia judicial del divorcio, cuando una de las partes no está de acuerdo, no hará más que demorar el proceso, y con ello el coste y el sufrimiento que ello conlleva.

Piensa en los hijos en común

El hecho de que los padres no hayan podido conciliar sus vidas y hayan decidido dar el paso de disolver su unión no debería afectar a los hijos fruto de su vida matrimonial. En derecho, siempre se prima el bien del menor, y los padres deberían hacer lo mismo. Por eso, en el caso de que existan hijos menores en común, es importante que los padres intenten dejar de lado sus problemas y busquen una solución conjunta para que el menor sufra lo menos posible.

Al final, de lo que se trata es de usar el sentido común para tratar de conseguir que el proceso sea lo menos costoso y doloroso posible.

 

Esperamos que estos consejos para afrontar un divorcio por sentencia judicial o contencioso sean muy útiles. Si lo necesitas, contacta con el equipo de Abogados Albareda, especialistas en divorcios, llamando al 976 21 32 88; estaremos encantados de ayudarte.